Todas las entradas de: o

Rehabilitación energética de fachada III

Comenzamos el día con la visita al Archivo Municipal para indagar un poco en la historia del edificio objeto de la rehabilitación energética. Localizado el expediente, nos facilitan la documentación. Archivos de un pasado relativamente reciente, pero que a nuestros ojos, acostumbrados ya a vistas 3D, paseos virtuales y demás avances (en ocasiones muy útiles, en ocasiones sobrevalorados) nos parecen de otra era. Como en tantas otras consultas realizadas en el Archivo impresionan las memorias escritas a máquina o con caligrafía perfecta en papeles ya amarillentos, los planos delineados a mano hasta el más mínimo detalle y las interminables misivas intercambiadas con la administración para resolver diversas cuestiones, esto no cambia…

Pasamos a mostrar algunas de las características a tener en cuenta para la rehabilitación:

– Datos generales: Edificación de 10 viviendas y locales. Proyecto del arquitecto D. Javier Gz. de Segura y Arrieta y constructor D. Enrique Gómez Rey. Certificado Final de Obra expedido el 5 de Marzo de 1975.

– Ubicación: Zona climática D1, correspondiente a Vitoria-Gasteiz. Transmitancia térmica máxima de muros de fachada para esta zona climática, U < 0,86 W/m2K, según CTE DB-HE.

– Tipología del edificio: Bloque de viviendas entre medianeras, de planta baja más 5 plantas más desvanes, con 2 viviendas por planta.

Edificio construido en el año 1975, con más de 30 años de antigüedad, lo que significa que en su construcción no se tuvo en cuenta el aislamiento térmico como condicionante de partida. Estructura de hormigón armado con pilares remetidos 5cm de la línea de fachada.

– Tipología de cerramiento: La fachada a rehabilitar es la posterior (a patio de manzana), correspondiente a la fachada sur de las viviendas de la mano izquierda. Las viviendas de la mano derecha ya tienen dicha fachada rehabilitada. El sistema actual de fachada es convencional de doble hoja cerámica con cámara de aire y acabado de ladrillo fratasado y pintado. No dispone de aislamiento térmico.

Las dimensiones aproximadas de dicha fachada son de 12m de longitud y 19m de altura total, dando una superficie total de 228m2. Descontando la superficie de huecos, 19,5m2, queda una superficie de cerramiento opaco a aislar de 208,5m2 aproximadamente.

– Sistema de calefacción / refrigeración: Producción de calor por medio de caldera de hierro fundido con quemador de fuel-oil. Depósito de almacenamiento de fuel-oil de 5000 litros de capacidad. Instalación de calefacción con más de 30 años de antigüedad, por lo que se estima poco eficiente en la actualidad. En el edificio no hay instalación de aire acondicionado.

Comparativo entre el estado actual y la solución de rehabilitación propuesta:
Fachada del edificio actual                             Fachada del edificio rehabilitado
Tipo de material Espesor                                Tipo de material Espesor

  1. –                                                          – Acabado 1,5cm
  2. –                                                          – Aislamiento térmico 4cm
  3. ½ asta ladrillo hueco 11,5cm                – ½ asta ladrillo hueco 11,5cm
  4. Mortero de cemento 1cm                     – Mortero de cemento 1cm
  5. Cámara de aire 2cm                             – Cámara de aire 2cm
  6. Ladrillo hueco sencillo 4cm                   – Ladrillo hueco sencillo 4cm
  7. Enlucido de yeso 1,5cm                       – Enlucido de yeso 1,5cm

Transmitancia térmica del cerramiento
Fachada del edificio actual                             Fachada del edificio rehabilitado
U = 1,83 (W/m2.K)                                         U = 0,63 (W/m2.K)

La transmitancia térmica del cerramiento rehabilitado se reduce considerablemente. El resultado de aplicar un sistema de aislamiento térmico exterior que incorpore un aislamiento con un espesor óptimo nos da una nueva fachada que consigue aumentar su aislamiento alrededor de un 70% y el impacto en la disminución de las necesidades de calefacción es de aproximadamente un 35%.

Si simultáneamente se mejorasen las ventanas y/o la caldera por un modelo más eficiente, se aseguran drásticas reducciones de la energía disipada al exterior y una considerable disminución del consumo de combustible próximo al 50%. Se estima que la inversión realizada para la instalación del sistema se amortiza, de media, en los cinco años siguientes.

Cartas en materia de Conservación y Restauración

Hoy os mostramos unas breves pinceladas históricas… un poco de teoría acerca de las diferentes corrientes restauradoras y su influencia en la forma en que hoy en día entendemos la restauración.

A lo largo del siglo XX, frente a una modernidad que amenazaba con borrar las huellas del pasado, tenemos unos testigos excepcionales de la evolución de la actividad restauradora del patrimonio. Éstos son los documentos internacionales que, desde la carta de Atenas en 1931, han ido desarrollando y ampliando los conceptos de conservación y restauración con el objetivo de proporcionar un método de actuación a todos los que trabajamos en este campo.

La carta de Atenas establece la importancia de la conservación frente a la restauración y se presenta como alternativa a las restauraciones historicistas del momento. El minucioso estudio de los monumentos antes de comenzar cualquier intervención adquiere el carácter de obligatorio y, por encima de todo, se respeta su historia. Este documento recoge planteamientos tan de actualidad en pleno siglo XXI como el uso acorde con el carácter de los edificios o el conflicto de intereses público-privado, donde se destaca el derecho a la colectividad en contra del interés privado. Se señala también la importancia de la educación y difusión en materia de restauración y se considera que el afecto y la valoración del pueblo hacia su patrimonio es la mejor garantía para la conservación.

La carta de Venecia de 1964, surge tras la II Guerra Mundial y tiene como contexto una Europa devastada por la guerra con muchos y muy diversos casos de reconstrucción urgente, por lo que el valor artístico y formal en estas intervenciones adquieren mayor importancia que los valores históricos y documentales. Una de las novedades de este documento será la ampliación del concepto de patrimonio, donde no sólo es importante el monumento aislado sino también su conjunto urbano o rural, respetando el marco tradicional y los valores del entorno. A este aspecto se suma la valoración del patrimonio modesto de la misma manera que el patrimonio monumental.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La carta de Cracovia, excelente documento del año 2000, vuelve a potenciar los valores documentales que se defendían en la carta de Atenas, valores orientados a la conservación y al conocimiento de la memoria colectiva a través del estudio del patrimonio, que pasa a considerarse el documento perfecto para conocer nuestro pasado. Esta carta se refiere ya al patrimonio arquitectónico, urbano y paisajístico, y entiende el patrimonio como el resultado final de diversos momentos asociados a la historia, un proceso histórico en continua evolución.

Gracias a estas cartas en materia de restauración y conservación, nuestros proyectos los abordamos como un proceso complejo que iniciamos con el conocimiento profundo del bien patrimonial y su contexto, valiosa información que junto con el diálogo, implicación y participación de la sociedad nos lleva a los planteamientos más adecuados para recobrar la vida de dicho patrimonio con éxito.

Rehabilitación energética de fachada II

Los sistemas de aislamiento térmico por el exterior de fachadas, conocidos con el nombre genérico de sistemas SATE, combinan la utilización de un material con gran capacidad de aislamiento térmico, con revestimientos de acabado y decoración, aportando un elevado grado de protección termoacústico y estético de la fachada.

El sistema está formado por el material aislante, habitualmente placas de poliestireno expandido (EPS), que se pegan y se fijan mecánicamente a la fachada. Posteriormente el material aislante puede ser acabado con un revestimiento acrílico, previa regularización con un mortero polimérico reforzado con malla de fibra de vidrio, o un revestimiento mineral reforzado con malla.

El tratamiento previo del soporte sobre el que se instalará el sistema SATE es fundamental para una correcta aplicación. También es especialmente importante respetar la concepción del SATE como un sistema integral de fachadas. Ello supone que cada componente forma parte del conjunto, asegurando la compatibilidad del sistema y el mejor resultado. Todos los componentes de un SATE deben estar concebidos y ensayados de forma conjunta para el uso que se va a dar al sistema.

2013-10-29 09.58.38

VENTAJAS:

  • Puede aplicarse en cualquier tipo de soporte.
  • Si hay que reparar lesiones en el exterior de la fachada, es la solución más aconsejable.
  • Se aprovecha la inercia térmica del soporte resistente.
  • No es necesario desalojar las viviendas para realizar la intervención.
  • Se corrigen los puentes térmicos existentes en la fachada original.
  • Reduce la solicitación térmica de la estructura y por lo tanto las dilataciones.
  • El sistema reduce el riesgo de condensaciones, por ser impermeable al agua y permeable al vapor de agua.
  • No se reduce la superficie útil del edificio o vivienda.
  • Protege el cerramiento original del edificio, incrementando su vida útil.

INCONVENIENTES:

  • En general, la intervención por el exterior exige un mayor coste económico que si se realiza por el interior.
  • Implica modificaciones en una serie de detalles: aleros, voladizos, ventanas, puertas y lugares donde la envoltura exterior se atraviese, para la adecuación al nuevo espesor de fachada.
  • Es necesario montar andamios.
  • Tiene impacto estético.
  • Se necesita el consentimiento de la comunidad de vecinos.
  • En el caso de edificios con un grado de protección como parte del patrimonio histórico-artístico, será difícil practicar la intervención por el exterior.

En la práctica, hay que tener en cuenta que en la realización de una obra en un edificio, la mayor parte de los costes se deben a la mano de obra, montaje de andamios, etc. Por esto, asumiendo que esos costes fijos se van a afrontar, una vez se haya decidido realizar una reforma, deberá considerarse, una mejora en aislamiento de la envolvente completa para garantizar los beneficios de una rehabilitación energética integral.

Dejamos para el siguiente post el estudio previo realizado para la rehabilitación energética de una fachada en Vitoria-Gasteiz, un caso concreto en la calle Cercas Bajas.

Rehabilitación energética de fachada I

Hoy os contaremos cómo abrigar a nuestros edificios, cuál es la “prenda estrella” de esta temporada invernal, dónde está la mejor relación calidad-precio y algunas de las cosas que debes saber en cuanto a ahorro energético, un poco de culturilla general para impresionar a tus vecinos en la próxima reunión de comunidad.

Intentaremos no ser muy técnicos (ni muy básicos) pero si no lo conseguimos, dínoslo y por supuesto pregunta lo que quieras, sin miedo, estaremos encantados de resolver tus dudas.

2014-01-10 17.18.40Entrando en materia…

Los edificios construidos con anterioridad a la Norma Básica de la Edificación NBE-CT-79 sobre condiciones térmicas en los edificios (1979), es probable que no dispongan de la protección térmica adecuada, es decir, que no tengan aislamiento térmico y que las instalaciones sean ineficientes energéticamente.

Por todo ello, es aconsejable reducir el consumo energético de estos edificios, para así conseguir un máximo ahorro en calefacción y refrigeración, además de satisfacer el requisito básico de habitabilidad relativo al ahorro de energía y aislamiento térmico, disminuyendo el consumo.

Para el ahorro de energía es fundamental que la fachada ofrezca un buen aislamiento, lo que equivale a que su transmitancia térmica (U) no sea elevada. El componente que más eficacia presenta para disminuir el valor de la transmitancia de la fachada es el aislante térmico, siendo determinantes su conductividad y espesor. Así, cuanto menor sea la conductividad y mayor el espesor del aislante, menor será su transmitancia térmica y la de la fachada. Por lo tanto, la mejora del aislamiento térmico en la fachada del edificio es una de las medidas que tiene un mayor impacto en el ahorro energético en calefacción y refrigeración, pudiendo suponer hasta un 35%.

Existen tres alternativas a la hora de incorporar aislamiento en la rehabilitación energética de una fachada, dependiendo de la disposición del mismo:

  • Aislamiento térmico por el exterior.
  • Aislamiento térmico por el interior de la vivienda.
  • Aislamiento térmico por el interior de la cámara.

Siempre que sea posible, se recomienda la intervención por el exterior, ya que con la disposición del aislante de forma continua por el exterior de la hoja principal se evitan los puentes térmicos (zonas donde se producen mayores pérdidas térmicas y sensibles a las condensaciones en épocas frías, como cajas de persianas, frentes de forjado, etc).

Además, al realizar el aislamiento por el exterior, lo que estamos haciendo es forrar literalmente el edificio, dejando una gran masa de material interior que en el momento que se interrumpe la emisión calorífica, la temperatura interna desciende lentamente a causa de la radiación del calor que efectúan las paredes al actuar, en este caso, como acumuladores de calor. En el siguiente post detallaremos las ventajas e inconvenientes de los sistemas de aislamiento térmico por el exterior de fachadas.

Patrimonio D.O. Rioja Alavesa

El Belén Barroco Articulado de Laguardia ha cumplido más de 260 años (en 1749 un documento hace referencia a su montaje), aunque para mi es un descubrimiento reciente, gracias a uno de mis tíos, que hace poco me contó con emoción cómo de pequeño ayudaba en el movimiento de los pastores del belén, “unas figuras de madera muy antiguas que a ritmo de dulzaina bailan y se golpean unas con otras”. Tal y como lo contaba, te das cuenta que son estas pequeñas cosas las que nos hacen sentirnos orgullosos de donde somos, ese patrimonio en el que la clasificación entre material e inmaterial pierde el sentido -pues no se puede comprender el uno sin el otro- y donde la transmisión entre personas -entre las distintas generaciones- juega un papel fundamental. Una vez más, comprendí la importancia del conocimiento y la sabiduría popular, y a su vez, la fragilidad de este patrimonio.

Dicho esto, el sábado pasado 25 de enero, no podía perderme la representación especial que hacían del belén y allá fui. En el puerto de Herrera dejamos el txirimiri y entramos en la casi siempre soleada Rioja Alavesa divisando el paisaje del vino y el viñedo, candidato a Patrimonio de la Humanidad (hasta el 2015 no conoceremos la decisión de la Unesco). Pero esta vez no íbamos atraídos por el vino, sino por un curioso belén que al parecer tiene su origen en la prohibición de los autos sacramentales en el interior de las iglesias.

Llegamos a Laguardia, antiguamente “La Guardia de la Sonsierra de Nabarra”, la guarda y defensa de Navarra por situarse en un alto estratégico, y nos falta tiempo para ver todo: callejuelas medievales, las murallas con sus cinco puertas de acceso a la villa, el estanque celtibérico de la Barbacana, bodegas centenarias ocultas bajo sus calles…

2014-01-25 17.07.14 2014-01-25 18.37.59 2014-01-25 19.34.48

Unos minutos para contemplar el espectacular pórtico gótico policromado de la iglesia de Santa María de los Reyes, entramos y empieza la función… oscuridad, sólo la escena iluminada y una voz narrando la historia… por un momento recuerdo la magia y la inocencia de aquellos teatros de marionetas en el teatro Beñat Etxepare. Observamos atentamente la escenificación del nacimiento de Jesús, la adoración de los Reyes Magos y finalmente la huída a Egipto, mientras suenan de fondo los acordes de Mikel Laboa y todos silenciosamente tarareamos en nuestras cabezas “Hegoak ebaki banizkio… nerea izango zen, ez zuen aldegingo. Bainan, honela… ez zen gehiago txoria izango… eta nik… txoria nuen maite”

Acabada la representación nuestra curiosidad no puede resistir asomarse a los entresijos del belén donde personas de la Asociación Belén de Laguardia nos enseñan las figuras y vestimentas y nos explican con todo detalle la labor de los que se encuentran bajo el belén dotando de movimiento a sus 73 piezas. Unas figuras de madera, que a pesar de lo rudimentario del sistema, se mueven con gracia por la escenografía preparada para el belén y en la que encontramos una réplica en miniatura de la antigua fuente que se conserva restaurada junto a la iglesia.

Al salir de la iglesia nos detenemos en la escultura de Koko Rico, esta vez en la mesa con diferentes zapatos de bronce (hay otra con bolsos) y hacemos nuestra elección, con qué zapatos te irías al fin del mundo, con qué zapatos quieres continuar tu camino… y puede que unos simples zapatos revelen más de lo que creemos de uno mismo.

Perspectivas de futuro

Nos encontramos en un momento complicado, en un lugar donde hemos construido más de lo necesario y en una sociedad a la que no hemos sabido trasmitir los beneficios de una buena arquitectura, quizás porque las palabras se demuestran con hechos y echando la mirada atrás vemos que hemos sido capaces de lo mejor, pero también de lo peor.

Nos paramos, escuchamos, pensamos… y parece obvio, el camino del futuro de la arquitectura pasa por valorar las edificaciones existentes y restaurarlas o rehabilitarlas de manera sostenible, medioambiental y socialmente. Con ello no sólo conseguiremos salvaguardar la historia e identidad cultural plasmada en la arquitectura, sino que también pondremos nuestro granito de arena para el desarrollo de la economía local, de km cero.

Conociendo ahora el contexto en el que nos movemos añadiré que además de la arquitectura con solera nos preocupa la eficiencia energética de nuestras edificaciones, el disfrute de un confort saludable en ellas y la viabilidad económica de las propuestas. Sin defender las “etiquetas” cargadas de buenas intenciones de bioclimatismo y sostenibilidad, somos conscientes de que vivimos en una preocupante crisis energética y la edificación es la responsable de un gran porcentaje de la demanda de energía, después del transporte y la industria. Por lo tanto, el ahorro energético y la eficiencia de las instalaciones es una parte importante de nuestros proyectos comprometidos con la sostenibilidad.

Según la Ley 2/2011, se entiende por economía sostenible un patrón de crecimiento que concilie el desarrollo económico, social y ambiental en una economía productiva y competitiva, que favorezca el empleo de calidad, la igualdad de oportunidades y la cohesión social, y que garantice el respeto ambiental y el uso racional de los recursos naturales, de forma que permita satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las generaciones futuras para atender sus propias necesidades.

Creemos en este patrón de crecimiento para el futuro de la arquitectura, para el futuro de nuestro entorno construido. Todos nos merecemos una segunda oportunidad, la arquitectura también.