Rehabilitación energética de fachada III

Comenzamos el día con la visita al Archivo Municipal para indagar un poco en la historia del edificio objeto de la rehabilitación energética. Localizado el expediente, nos facilitan la documentación. Archivos de un pasado relativamente reciente, pero que a nuestros ojos, acostumbrados ya a vistas 3D, paseos virtuales y demás avances (en ocasiones muy útiles, en ocasiones sobrevalorados) nos parecen de otra era. Como en tantas otras consultas realizadas en el Archivo impresionan las memorias escritas a máquina o con caligrafía perfecta en papeles ya amarillentos, los planos delineados a mano hasta el más mínimo detalle y las interminables misivas intercambiadas con la administración para resolver diversas cuestiones, esto no cambia…

Pasamos a mostrar algunas de las características a tener en cuenta para la rehabilitación:

– Datos generales: Edificación de 10 viviendas y locales. Proyecto del arquitecto D. Javier Gz. de Segura y Arrieta y constructor D. Enrique Gómez Rey. Certificado Final de Obra expedido el 5 de Marzo de 1975.

– Ubicación: Zona climática D1, correspondiente a Vitoria-Gasteiz. Transmitancia térmica máxima de muros de fachada para esta zona climática, U < 0,86 W/m2K, según CTE DB-HE.

– Tipología del edificio: Bloque de viviendas entre medianeras, de planta baja más 5 plantas más desvanes, con 2 viviendas por planta.

Edificio construido en el año 1975, con más de 30 años de antigüedad, lo que significa que en su construcción no se tuvo en cuenta el aislamiento térmico como condicionante de partida. Estructura de hormigón armado con pilares remetidos 5cm de la línea de fachada.

– Tipología de cerramiento: La fachada a rehabilitar es la posterior (a patio de manzana), correspondiente a la fachada sur de las viviendas de la mano izquierda. Las viviendas de la mano derecha ya tienen dicha fachada rehabilitada. El sistema actual de fachada es convencional de doble hoja cerámica con cámara de aire y acabado de ladrillo fratasado y pintado. No dispone de aislamiento térmico.

Las dimensiones aproximadas de dicha fachada son de 12m de longitud y 19m de altura total, dando una superficie total de 228m2. Descontando la superficie de huecos, 19,5m2, queda una superficie de cerramiento opaco a aislar de 208,5m2 aproximadamente.

– Sistema de calefacción / refrigeración: Producción de calor por medio de caldera de hierro fundido con quemador de fuel-oil. Depósito de almacenamiento de fuel-oil de 5000 litros de capacidad. Instalación de calefacción con más de 30 años de antigüedad, por lo que se estima poco eficiente en la actualidad. En el edificio no hay instalación de aire acondicionado.

Comparativo entre el estado actual y la solución de rehabilitación propuesta:
Fachada del edificio actual                             Fachada del edificio rehabilitado
Tipo de material Espesor                                Tipo de material Espesor

  1. –                                                          – Acabado 1,5cm
  2. –                                                          – Aislamiento térmico 4cm
  3. ½ asta ladrillo hueco 11,5cm                – ½ asta ladrillo hueco 11,5cm
  4. Mortero de cemento 1cm                     – Mortero de cemento 1cm
  5. Cámara de aire 2cm                             – Cámara de aire 2cm
  6. Ladrillo hueco sencillo 4cm                   – Ladrillo hueco sencillo 4cm
  7. Enlucido de yeso 1,5cm                       – Enlucido de yeso 1,5cm

Transmitancia térmica del cerramiento
Fachada del edificio actual                             Fachada del edificio rehabilitado
U = 1,83 (W/m2.K)                                         U = 0,63 (W/m2.K)

La transmitancia térmica del cerramiento rehabilitado se reduce considerablemente. El resultado de aplicar un sistema de aislamiento térmico exterior que incorpore un aislamiento con un espesor óptimo nos da una nueva fachada que consigue aumentar su aislamiento alrededor de un 70% y el impacto en la disminución de las necesidades de calefacción es de aproximadamente un 35%.

Si simultáneamente se mejorasen las ventanas y/o la caldera por un modelo más eficiente, se aseguran drásticas reducciones de la energía disipada al exterior y una considerable disminución del consumo de combustible próximo al 50%. Se estima que la inversión realizada para la instalación del sistema se amortiza, de media, en los cinco años siguientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *